top of page

ADOLESCENTES Y RENDIMIENTO ESCOLAR

POR QUE A MI HIJO ADOLESCENTE YA NO LE IMPORTAN SUS NOTAS?


Una de las mayores preocupaciones de los padres de hijos adolescentes tiene que ver con sus resultados académicos. “Mi hijo era un estudiante excelente en la primaria, y al entrar al bachillerato empezó a perder asignaturas, a no cumplir con sus deberes, y ahora nos citan constantemente a hablar con sus profesores”.

Como casi todo lo que sucede en esta etapa de la vida, el “bajonazo” académico tiene sus explicaciones.

-

La primera tiene que ver con la DESMOTIVACION. Con toda la información que tienen disponible a través de la tecnología, los jóvenes no le encuentran sentido a sentarse ocho horas diarias delante de unos profesores que definitivamente saben menos que Google o cualquier otro medio de consulta. Unos profesores que con frecuencia utilizan métodos de enseñanza, por lo menos en países no muy desarrollados, bastante obsoletos.


-La segunda, que se relaciona con la anterior, es que los adolescentes tienen su tiempo y su mente copados OTROS INTERESES distintos al académico. Mantenerse en contacto con los amigos, consultar las redes sociales, jugar videojuegos, ver series en Netflix, por nombrar solo algunas, son sin duda mucho más agradables e importantes para ellos que sentarse a hacer una tarea escolar o a memorizar una lección.


-La tercera puede parecer absurda, pero es real. Muchos adolescentes bajan su rendimiento casi que intencionalmente, PARA NO CORRER EL RIESGO DE SER TILDADOS por sus compañeros como “nerds”, “ñoños”, “comelibros” o cualquier otro calificativo que lo pueda hacer sentir discriminado o aislado. Los adolescentes quieren sentirse aceptados por los de su edad, y ser buen alumno no es algo que ayude mucho a lograr esto. Es algo que les da reconocimiento de los adultos, pero esa no es su prioridad.


-Por último, pero no menos importante, existen una gran cantidad IDOLOS JUVENILES que con poca formación académica, han logrado gran éxito. “Para qué tengo que ir a la escuela, si ya decidí que quiero ser como Messi?”. O tal o cual “YouTuber” o “Influencer” gana muchos millones, y no fue a la universidad”, son algunas de las afirmaciones con las que llegan mis pacientes. Difícil contradecirlos!

Qué hacer ante esta situación?

No es fácil, pero hay estrategias que se pueden utilizar.


-Lo primero que les recomiendo a quienes me consultan, es NO ENFOCAR LAS COSAS DESDE EL INTERES DE LOS PAPAS. Afirmaciones como “Nosotros que nos hemos esforzado tanto para darte esta educación….”, o “Qué hicimos mal para que tú nos salgas con estos resultados…”, no sirven de nada. Transmite el mensaje de que los beneficiados con que el adolescente mejore su rendimiento, serían los papás.


-LA MOTIVACION TIENE QUE GENERARSE DESDE LOS INTERESES DEL ADOLESCENTE: “Has pensado que si pierdes el año, perderás también a tus amigos de toda la vida, e incluso tu escuela?”. O, “Si pierdes alguna asignatura y debes quedarte a remediarla al terminar el año escolar, no podrás irte con nosotros de vacaciones como lo teníamos planeado”, o “Pensamos que mientras recuperas las notas que han bajado, tendrás que salirte de fútbol, orquesta, o cualquier actividad extracurricular que te ocupa mucho tiempo”, son algunas de las reflexiones que se deben hacer a los adolescentes para que dimensionen lo que pueden llegar a perder si su rendimiento no mejora, y pueden generar algo de motivación para esforzarse más.


-La ACTIVIDAD SOCIAL es también un excelente elemento de motivación. “Recuerda que tienes la fiesta de tu amigo en unas semanas. Si tus profesores nos dicen que has trabajado duro y te has esforzado, podrás ir sin problema. De lo contrario, si tienes cosas pendientes o que debas adelantar, no podrás ir. Debes dedicar tiempo a eso”. Ofrecerles hacer planes con amigos o asistir a eventos sociales a cambio de un mayor esfuerzo y compromiso con sus responsabilidades académicas, puede tener un muy buen efecto.


-En cuanto al uso de la tecnología, prohibirla es contraproducente. Aceptemos que hace parte de la vida de estas generaciones, y hay que mirar cómo integrarla, en vez de pensar en que se pueda suprimir. Por eso lo aconsejable es HACER ACUERDOS CON ELLOS. Por ejemplo, establecer unos horarios en que no utilicen los aparatos electrónicos, incluso que se los entreguen a algún adulto, y unos espacios intermedios en donde se les devuelvan y puedan conectarse y ponerse al día con lo que está sucediendo.


-Sabemos que los adolescentes quieren sentirse autónomos e independientes. Pero la verdad es que siguen necesitando supervisión por parte de los papás. HACER SEGUIMIENTO de las tareas que tienen, de las evaluaciones que deben presentar, y de todo lo relacionado con responsabilidades académicas, a veces es necesario cuando no están teniendo buenos resultados. De igual manera, mantenerse en contacto con sus profesores.


-Un error muy frecuente que cometemos los adultos, es tratar de mostrar interés en el rendimiento académico, PREGUNTANDO SOLAMENTE POR LAS NOTAS : “Cuanto sacaste en…”, “Cómo te fue en el examen de…” son el estilo de preguntas que hacemos y que apuntan solo al resultado numérico. Si queremos lograr algo de motivación, las preguntas deben estar dirigidas a otro tipo de cosas. “Qué te está gustando de tal o cual materia?” “Qué temas estás entendiendo y cuáles no?” “Te gusta participar en clase?” “Qué tema vas a escoger para tu proyecto?”, y cualquier otra pregunta que apunte más al proceso de aprender y no al resultado.


-Por último, si sospechan que puede haber una dificultad emocional o de aprendizaje que venga de atrás y pueda estar afectando el rendimiento escolar de sus hijos, es importante que consulten y se asesoren. MUCHOS ADOLESCENTES QUIEREN RENDIR BIEN, PERO NO LO LOGRAN! Si existe alguna dificultad, sus hijos NO van a ser capaces de solucionarla sin ayuda.


Adolescente Gamer - Blog DIana Zuleta Psicóloga
Adolescente Gamer - Blog DIana Zuleta Psicóloga

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Couldn’t Load Comments
It looks like there was a technical problem. Try reconnecting or refreshing the page.
bottom of page