top of page

LOS RETOS DE SER PADRES DE ADOLESCENTES

Actualizado: 29 mar

SER PAPAS DE ADOLESCENTES: UN RETO DIFICIL, PERO FUNDAMENTAL


Sin duda convertirse en papás de adolescentes resulta todo un reto. Esos hijos que hasta hace poco habían sido amorosos, comunicativos, que los admiraban por encima de todo, se han convertido en personajes monosilábicos, lejanos, críticos, rebeldes y conflictivos.

Los sentimientos en los padres no tardan en aparecer. La tristeza por la pérdida de ese niño o niña que desapareció; la frustración al ver cómo se comportan; la culpa por sentir que hicieron las cosas mal y fallaron en su labor de educar; el temor de pensar que los hijos se están “saliendo de las manos”, el dolor de saber que ustedes ya no son sus héroes, ni los más admirado por ellos.


Quiere esto decir que para evitar todos los sentimientos negativos, ustedes deben hacerse a un lado y dejar que sus adolescentes terminen su proceso de formación sin su guía y orientación? De ninguna manera. La etapa de la vida de los hijos en la que los papás tienen que estar más presentes, es ésta. Así sea también la etapa en que más van a rechazar que ustedes traten de guiarlos, y la que más distantes van a querer estar.


Los retos de ser papás de adolescentes - Blog Diana Zuleta Psicóloga de Adolescentes

ALGUNOS DE LOS RETOS MAS IMPORTANTES:


  1. ACEPTAR EL CAMBIO: Lo primero es aceptar la realidad de que, aunque sus hijos todavía los necesitan y mucho, la relación va a cambiar porque ese niño o niña que hasta hace unos meses dependía de ustedes, les contaba todo lo que sucedía en su vida, se dejaba abrazar y besar con gusto, quería pasar tiempo en familia, CAMBIO. Está buscando autonomía, se está preparando para ser adulto y por eso tiene que marcar distancia. Los papás que no entienden esto así, y toman la actitud de sus hijos como un ataque personal, normalmente toman alguno de estos caminos: sufren mucho, renuncian a su rol de padres y pretenden “jugar” a ser amigos, o van a hacer hasta lo imposible para que sus hijos no crezcan.

  2. SEGUIR EDUCANDO Y GUIANDO: A pesar de que sus hijos poco quieran saber de ustedes, y mucho menos de los límites y las restricciones que tendrán que imponerles a veces para protegerlos. Para lograr esto se requiere mucha paciencia, inteligencia, y sobretodo, la habilidad de no dejarse “enganchar” más allá de lo estrictamente necesario. Sus adolescentes van a tratar de llevarlos al límite y generar conflictos todo el tiempo. Su reto como padres es manejar esto de la manera adulta, y no caer en el juego de “cazar” todas las peleas que ellos van a querer generar.

  3. SER PAPAS "CONSULTORES" NO "MANAGERS": La siguiente tarea tiene que ver con algo que leí, y me gustó mucho. Los papás de adolescentes deben entender que ya dejaron de ser los “manager” de la vida de sus hijos, y deben convertirse en algo más parecido a unos “consultores”. En otras palabras, deben aceptar que ya no serán quienes tomen las decisiones en la vida de sus hijos, sino que serán una especie de asesores que deberán estar disponibles, pero un poco a distancia, y sabiendo que sus opiniones no serán siempre bien recibidas ni aceptadas.

  4. IMPONER SANCIONES ADECUADAMENTE: Uno de los más difíciles retos es sancionar en esta etapa de la vida. Los llamados castigos que funcionaban con los niños, dejan de ser efectivos. Por el contrario, un adolescente castigado es lo más parecido a un león enjaulado que en la mayoría de los casos toma el castigo como un desafío, y su manera de sentir que no “pierde” este pulso, es no cambiando el comportamiento que quisiéramos que cambiara. Por lo tanto hay que buscar otra estrategia. Y para esto hay que empezar por cambiar la terminología. No hablar más de “castigos” sino de “consecuencias”. Los primeros suelen ser bastante impositivos y con poca relación con la falta que se cometió. Las consecuencias, son lo que tenemos que vivir y asumir, dependiendo de nuestro comportamiento. Es lo que se desprende lógicamente de lo que hacemos y de las decisiones que tomamos.

  5. LOGRAR UNA BUENA COMUNICACION: El último de los retos del que quiero hablar, es el de lograr comunicarse con los adolescentes. Lo primero que hay que decir acá, es que muchos padres esperan que la adolescencia sea el momento para empezar a tener una buena comunicación con sus hijos. Si es así, puede ser un poco tarde. La comunicación debe empezar desde que los niños están pequeños, porque inclusive en el mejor de los casos, al llegar a la adolescencia esta comunicación se va a deteriorar. Hay temas de los que los jóvenes simplemente no quieren hablar, y cuando se trata de abordar con ellos alguno de estos, hacen lo posible por evitarlo. Por otro lado, no están muy abiertos a que el resultado de las conversaciones sea aceptar que ellos no tienen la razón, o no tienen la autorización para hacer algo. Los padres, por otra parte, muchas veces tampoco están dispuestos a tener en cuenta el punto de vista de sus hijos, y simplemente quieren tener la razón. Y buscar abordar a sus hijos para hablar con ellos, en momentos muy poco oportunos.

Seguramente ustedes tendrán en mente otros retos que han tenido que enfrentar al tratar de educar y guiar a sus jóvenes hijos. Porque hay muchos más. Ojalá podamos compartirlos y discutirlos en algún momento. Por ahora espero que al leer esto, sepan que si se identifican con lo que acá escribo, son miles de papás que están pasando por lo mismo.


No se den por vencidos. Es una etapa que se supera, y de la que con seguridad van a salir adultos espectaculares gracias al amor, la constancia y la paciencia que ustedes como papás tuvieron durante esos años.

19 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page